AVISO PARA LECTORES: Esto es un blog de desahogo personal y en ningún caso las opiniones aquí vertidas se corresponden con la postura oficial del Vaticano. Leónidas Kowalski de Arimatea es un personaje ficticio, y los gatos que escriben sus textos no comparten necesariamente su comida. Los autores no tienen nada contra las mujeres, y por lo que a ellos respecta pueden seguir constituyendo asociaciones feministas para dar pena y mendigar subvenciones.

viernes, 4 de julio de 2008

¡Misó vive!


Leo estupefacto en la prensa de hoy la siguiente noticia:

El esquivo antropólogo japonés Misó Gino reaparece cuando ya se le creía muerto.

Un amplio dispositivo policial al mando de la Capitán Bragas Blindadas lo mantiene acorralado y se espera su inmediata captura. La ministra de Igualdad afirma: "Viva Cai y la mare que nos parión". Nadie en el Gobierno le ha prestado mucha atención, la verdad.

En la tarde de ayer una patrulla de la Guardia Civil que efectuaba labores de vigilancia en Huévar (Sevilla), fue alertada por un grupo de chicas visiblemente afectadas. Según comunicaron a los guardias, se habían sentido muy ofendidas por lo que cantaba "un gitanuzo acompañado de un tío chupaíllo de color amarillento".

Ante la sospecha de que "el tío chupaíllo de color amarillento" fuera el peligroso Gino inmediatamente se dio noticia a la Capitán del Benemérito Cuerpo Doña Susana Bragas Blindadas, quien desplegó en la zona su Compañía Némesis, compuesta por 150 mujeres famosas y temidas por su ferocidad. Cabe resaltar que la Compañía Némesis ha recibido frecuentes denuncias por arrancarle los testículos a sus detenidos, sin embargo sus agentes (o agentas, como gustan llamarse) siempre han defendido su inocencia con declaraciones como esta: "Nosotras no tenemos la culpa de que al meter a esos cerdos machistas en la sala de interrogatorios se les caigan los huevos, jo, jo, jo".

El agente Pórrez, quien patrullaba por las inmediaciones de Huévar al ser avisado por el grupo de muchachas histéricas, ha manifestado a esta redacción: "Yo vi llegar a to aquel grupo de locuelas, dando gritos, enseñando los tangas y la raja del culo, con las tetas casi al aire, con los pirsins esos en los ombligos, pintadas como furcias, y mire usté, yo creía que nos violaban a mi compañero y a mí. Pero na, no hubo suerte. Al final era todo por una canción que las molestó, ¿sabe usté?"

Por las descripciones que las víctimas han proporcionado se baraja la posibilidad de que el ofensivo cantante sea el conocido machista Chato de Huévar. No es ese dato, sin embargo, el que ha alertado a la Capitán Bragas Blindadas, sino que es el misterioso acompañante (chupaíllo y amarillento) quien ha movilizado a la tan condecorada como temida Compañía Némesis. Así lo explica la propia Capitán Bragas: "Estoy convencida de que se trata de Misó Gino, el peligroso antropólogo que llevo intentando detener toda mi vida. Cuando sea mío, ¡ay, cuando sea mío...!" Dicho eso la oficial pone los ojos en blanco y comienza a babear.

Hasta ahora no se han producido detenciones, pero fuentes solventes han comunicado a este periódico que ha sido activado el PAPO (Plan de Alerta Por Ovarios) y que en las dependencias de la Compañía Némesis se han puesto a hervir grandes ollas con aceite. Y no es para hacer churros, nos confirman.

Escuche aquí la canción que ha puesto en jaque al japonés Misó Gino:



NOTICIAS RELACIONADAS:

Las tres ges del japonés

La teoría del coreano

La tesis del oriental

La esposa del asiático

El tratamiento del oriental

Se busca al asiático, vivo o muerto

La reaparición del japonés

2 comentarios:

diana dijo...

Anda pues, pobre del Miso, que donde lo atrapen lo van a hacer pedazos, estas feministas sin oficio que no tienen nada mejor que hacer que estar jodiendo a los pobres antropologos japoneses.

Que te puedo decir de la canción casi tan de mal gusto como algunas que se oyen en estos rumbos, en todos lados se cuecen habas.

Como se dice adios en japones? es Sayonara?? en fin que no soy buena con los idiomas, nos seguimos leyendo.

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

No sufras por el amigo Misó, Diana. Ese pequeño japo es listo y estoy seguro de que saldrá de esta nueva aventura.